isa-solana-poesia

A mi profesor de poesía le digo que es mi gurú y él se ruboriza. Se lo digo con autoridad porque de su mano me he convertido en poeta, es decir, en aquel rastreador que reconoce su alma moviéndose entre las palabras. Palabras que, en determinado orden y desorden, resuenan en la conciencia dándole materialidad. ¿Y no son los gurús los que te acompañan en el camino que te lleva a tu propio ser?
Cuando busco el poema entro quedamente en el alma mía. Cuando lo encuentro me reconozco y me engrandezco con una delicadeza y reverencia sagradas. La poesía, el arte: un camino conmovedor hacia el espíritu, hacia el Dios que nos habita y somos.
Me sugirieron que pusiera bajo mi nombre estás tres calificaciones: poeta, yogui, sanadora. Me gustó, debo reconocerlo. Me define y me enfoca. La poeta llegó la última y se aprovecha de todo lo vivido. Y tiene muchas ganas.
Mi primer libro se titula Alma de Cántaro y te lo presentaré en marzo si Dios quiere .

Próximos eventos

Entradas recientes

Instagram